El sedentarismo “atenta” contra el buen descanso